La fabulosa puerta fría: “Si acaso ya te llamaré…”

La puerta fria

La puerta fria

 

Has pateado calles, llamado puertas durante horas o quizás te duelen ya los dedos de marcar números de teléfonos.

Para nada. O eso piensas. Pero si estás en ventas has de hacerlo.

“He perdido el tiempo…”He perdido el día...” Son frases que recurrentemente acuden a nuestro cerebro en esos momentos.

Recibir frases de rechazo durante horas (en persona, por teléfono o por email) sin derrumbarse es una tarea titánica. Ayuda basatante tener el cuerpo bien curtido por cientos de batallas (comerciales). “No, no me interesa”; “Uy, ya lo tenemos cubierto”. Aunque mi favorita siempre será aquella de “Ahora no puedo atenderte, dejamelo aquí y si acaso ya te llamaré”.

¿Cuantas veces puedes soportarlo sin que te afecte?

No es muy agradable que te digan desde un impersonal interfono que dejes la información en el buzón aunque si eres un profesional de las ventas con más o menos bagaje sabes de lo que estoy hablando. Y si no pronto lo sabrás porque la “calle” ( la real y la virtual) es dura. La puerta fría cansa y agota.

Todo esta parrafada no pretende desanimarte. Al contrario. en cualquier organización o departamento de ventas la puerta fría es una parte esencial ¿Si no como vamos a crecer en nuevos clientes o usuarios?. De una manera u otra hay que prospectar y captar. Lo harás, te lo garantizo.

Mi mejor consejo aquí es que no tomes el rechazo como algo personal. El NO que recibes no es hacia ti ni hacia tu persona. No es nada personal son sólo negocios.

¿Cómo minimizar el número de rechazos?

Si yo (o alguien) tuviera la fórmula mágica no estaría aquí, lo más probable es que estuviera en las Seychelles hartándose a mojitos en la cubierta de su yate así que olvídate YA de trucos baratos. Para mí las tres mejores maneras de evitar los rechazos o la influencia que puedan tener en tu estado de ánimo son las siguientes

  • Acude a entrevista previamente concertadas. Utiliza cualquier método a tu alcance para conseguir los nombres de las personas claves de contacto y personaliza. Concierta, concierta y concierta.
  • Lo he dicho ya anteriormente: El rechazo que puedas recibir no es hacia tí ni es personal, es sólo una forma de filtrar el elevado número (y cada vez mayor) de peticiones por parte de proveedores de todo tipo.
  • Imponte una ley de mínimos. Márcate unos objetivos (diarios, semanales,…) para realizar visitas o llamadas en frío y cúmplelo. El músculo comercial se oxida y si no practicas lo suficiente cada vez te costará más utilizar la “fabulosa” puerta fría.

Ya veis que no son la panacea pero si puedes/quieres aplícalas, te garantizo que no te perjudicarán. Es más te aseguro que funcionan.

Para acabar estoy convencido que todos tenéis anécdotas de todo tipo cuando habéis trabajado en departamentos de ventas a puerta fría así que ahora es vuestro turno.

Hasta la próxima.

Santiago Garcia Garcia.

P.D: Por cierto si piensas que esto no va contigo no dejes de acceder aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s